A Kant, de Antonio Machado

Dicen que el ave divina, trocada en pobre gallina, por obra de las tjeras de aquel sabio profesor (fue Kant un esquilador de las aves altaneras; toda su filosofía, un sport de cetrería), dicen que quiere saltar las tapias del corralón, y volar otra vez, hacia Platón. ¡Hurra! ¡Sea! ¡Feliz será quien lo vea! AntonioSigue leyendo “A Kant, de Antonio Machado”

Tu voto:

Un consejo, de Alberto Barrera Tyszka

Puedes buscar el sentido de la vida en las cosas más sencillas: la cocaína, el alcohol,  alguna puta, el triste cigarrillo. También puedes encontrar el sentido de la vida en otros cielos más profundos: los clavos de Cristo, la hoz y el martillo, la aromaterapia o la poesía. Pero si, en realidad, deseas ferozmente hallarSigue leyendo “Un consejo, de Alberto Barrera Tyszka”

Tu voto:

¿Existes? ¿No existes?, de Dámaso Alonso

¿Estás? ¿No estás? Lo ignoro; sí, lo ignoro. Que estés, yo lo deseo intensamente. Yo lo pido, lo rezo. ¿A quién? No sé ¿A quién? ¿a quién? Problema es infinito. ¿A ti? ¿Pues cómo, si no sé si existes? Te estoy amando, sin poder saberlo. Simple, te estoy rezando; y sólo flota en mi menteSigue leyendo “¿Existes? ¿No existes?, de Dámaso Alonso”

Tu voto: